Bayle 935 - Haedo - Buenos Aires - Argentina
Tel.: (011) 4659-5340  -  Info@jardinminidito.com
 
Desde 1960
Formando desde el Amor

Empezaba el año 1960, y en la calle Congreso, casi Primera Junta en Haedo, dos docentes que se jubilaban deciden abrir un Jardín de Infantes, allí en su casa. Le pondrían de nombre “MI NIDITO”.  Eran las Sra. Elvira y Elda Soubie, tía y sobrina.

Con una salita por turno, reciben a muchos niños del barrio, y tras numerosas tramitaciones en La Plata, logran el reconocimiento otorgándoles el Número 417, uno de los primeros, de la actual DIEGEP.

Después de 15 años, deciden cerrar, pero salen a recorrer el barrio, buscando a quien entregar ese tesoro tan valioso, construido con amor y profesionalismo.

Y como en los cuentos, cual dos hadas madrinas, pasan frente a la calle Bayle, a metros de Gaona, donde las sras. Elba y Nélida, hermanas recién recibidas de jardineras y con cinco años de trayectoria como maestras de grado, colocan un cartel en la puerta: “Próximamente Jardín de Infantes”, con el propósito de cumplir un sueño.

Les abren la puerta y escuchan asombradas la propuesta: “Cerramos nuestro jardín… ¿quieren continuarlo con este nombre y con todo lo que tenemos para ofrecerles?”

Así continuó su historia el jardín “MI NIDITO”, creciendo año a año, recibiendo cada vez más niños.... gracias a la Comunidad que lo apoya y acompaña.

En el año 2010, Elba y Nélida deciden dar un paso al costado y elegir una nueva Directora. Fue entonces que designaron a la Sra. Karina para afrontar el nuevo desafío, ella fue alumna y docente de la Institución; comprometida con el jardín, entrega cada día lo mejor de sí a los niños y sus familias, con profesionalismo y vocación de servicio.

Junto a ella la Sra. Mariela, con idénticas capacidades, trabajan en equipo, para mantener el ideario del jardín “MI NIDITO”, tan reconocido en la zona.

Las sras. Nélida y Elba, seguen de cerca este proceso, velando por cuidar este espacio como desde aquel primer día que abrió sus puertas.

“MI NIDITO” no podía dejar de cumplir con su mandato, ser un lugar donde los niños se sientan queridos, contenidos y cuidados, pero a la vez, en un marco de aprendizajes, con profesionales de la Educación, preparados y formados para su rol.

Historia